top of page
Blogueando
logo_ch58h1.png
logo_homecreative5.png

La verdadera infidelidad, su origen!


Una persona caminando por la playa, reflexiona sobre la infidelidad
Reflexiona si estás cayendo en la infidelidad hacia ti mismo.

Suele limitarse a la pareja, sin embargo la infidelidad más dañina es la que perpetramos hacia nosotros mismos, nuestra propia traición, pues la relación que tenemos hasta con Dios, se verá afectada si la relación con nosotros mismos está distorsionada. Después de la relación con Dios y nosotros, todas las demás son secundarias, y su calidad depende de la calidad de la primera, sólo son un reflejo del amor que te das o del que te niegas.


En muchos casos, no somos conscientes de que estamos viviendo está situación, pues se nos hace normal ir en contra de nosotros en pos de los deseos y expectativas de los demás, pues en el fondo tenemos un miedo muy grande a ser rechazados, excluidos y juzgados.


La infidelidad nos sume en un estado de incongruencia, y la incongruencia deriva en depresión, cansancio, enfermedad, hartazgo, confusión, sensación de falta de propósito y fracaso.


¿Cómo sé si me estoy siendo infiel?


- Me pongo en segundo lugar


- Me sacrifico pensando que es amor


- Me obligo a estar en lugares que no quiero


- Me obligo a hacer cosas que no deseo


- No me permito expresar mis talentos


- Sigo guiones familiares aunque mi camino sea otro


- Prefiero complacer a otros aunque eso me causa conflicto


- No cumplo con las promesas que me hago


- Me auto saboteo para luego culparme y juzgarme


- Quiero resultados positivos, pero me aferro a mis pensamientos y dinámicas negativas


- En mi lista de cosas valiosas, la disciplina y la constancia ocupan los últimos lugares.


- Me la paso buscando culpables, de aquello que yo he atraído a mi vida


- Me parece una tarea imposible prestarme cinco minutos de atención, para practicar o buscar herramientas que

alimentan mi espíritu, pero puedo desvelarme viendo una serie completa o pasar horas distraído en cosas que no me aportan nada.


- Genero tolerancia al dolor, en lugar de buscar mi propia sanación.


Una mujer disfrutando de lo que le gusta
Forja tu camino en el emprendimiento digital y deja la infidelidad hacia ti mismo

Tienes el derecho, y más que el derecho, el deber de hacer tu propio camino, en congruencia con tu corazón, pues cada quien viene a crear su propia historia, a aprender sus propias lecciones.


Pierde el miedo a seguir tu propio camino, no traicionas a nadie si eliges hacer las cosas diferentes, a la única persona que puedes traicionar es a tí cuando no escuchas la voz de tu ser.


Disfruta del siguiente video para hacer pequeños cambios y tener grandes resultados!



11 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page